Flamenco e historia en El Puerto de Santa María

  Como muchos sabéis, El Puerto de Santa María es una de las más importantes cunas del flamenco. Los tratadistas coinciden en que este fenómeno cultural nace en Cádiz y los Puertos y se expande hacia Jerez y Sevilla. La tradición cantaora de nuestra Ciudad se pierde en el tiempo y puede decirse que aún permanece en la pureza de su más antigua etapa.
La provincia de Cádiz, privilegiada para los aficionados al cante, al baile y al rasgueo de la guitarra, es hito fundamental en los itinerarios del flamenco, la expresión artística que es distintiva de Andalucía. En esta tierra forjadora de cantes “alegrías”, “petenera”, “tanguillos”, “cantiñas”, “mirabrás”, “bulería”, “romeras”, y de la creación de los “tangos” y que es cuna de grandes intérpretes, cantaores, bailaores y guitarristas, el legado flamenco se manifiesta como un elemento cultural, social y estético íntimamente ligado a las ferias y a las reuniones festivas, incluso familiares, y que además se ofrece en numerosos festivales, peñas, tertulias, tablaos y sociedades que promueven su divulgación y posibilitan su conocimiento y disfrute
El Puerto es el único lugar donde aún pueden hallarse vivos los venerables romances medievales que han pervivido en la tradición oral gitana, y que son el germen del flamenco más primitivo. Tan es así, que nuestra Ciudad es considerada por la Cátedra Menéndez Pidal como uno de los centros romancísticos de más interés en el mundo hispánico. “Fósiles vivientes”, que diría un antropólogo, son, por su antigüedad los modos y las formas de cante que en El Puerto se conservan: corridos, seguiriyas, tonás, soleás, tangos antíquisimos, cantiñas y un sin fin de “palos” personales debido a gente tan notable en el mundo del flamenco como Tomás “El Nitri”, Pedro Niño “El Brujo”, Antonia “La Coquinera”, Luis “La del Puerto”, José Reyes “El Negro”, y Alonso, Juana y Dolores “Los del Cepillo”, sin olvidar a los más jovenes, Ramón “Orillo” o “Pansequito”.
Cuatro entidades, las Tertulias Flamencas “Tomás El Nitri” y “Hermanas Cala”, y las Peñas Flamencas “El Chumi” y “Paco Cepero” mantienen la afición en sus locales, en unos casos viejos bodegones del siglo XVIII, magníficamente decorados, donde, de cuando en cuando, puede presenciarse un espectáculo de cante o de baile, así como Salas y Restaurantes donde además de comer se puede contemplar un buen espectáculo de flamenco.
También encontramos en la Ciudad diferentes Academías de Baile con Cursos Intensivos de Flamenco y con un nuevo concepto de aprendizaje y transmisión del Arte Flamenco.
La provincia de Cádiz forma parte del itinerario de dos rutas incluidas en los Territorios Flamencos de la Junta de AndalucíaSi además queréis saber más sobre las Rutas de Flamenco, visitad la web de Cádiz Turismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *